Un cambio lleno de miedo

El miedo puede ser un indicador, una alerta, puede ser muchas cosas, incluso un consejero.

La mayoría de la gente no quiere tener miedo, no le gusta, esa incómoda sensación de alerta constante que además es gradual ya que nos puede llevar incluso a paralizarnos o a tomar decisiones inconscientes que lastimen mucho nuestra vida.

Pero si sabes como manejarlo y entenderlo el miedo puede ser un aliado en la vida ya que te permite ponerte en alerta ante un ataque o una amenaza inminente, por ello debemos prestar atención a los miedos y saber de dónde vienen y por qué habitan en nosotros.

¿Nunca les ha pasado que a veces quieren algo pero tienen miedo porque no saben lo que pasaría si lo obtienen? Creo que ese sistema de pensamiento es con el que yo vivía todos los días, por fuera, en el exterior, decía que quería cambiar, que quería ser un hombre nuevo, que mi situación financiera debería cambiar, que mi empresa debería ser la mejor, y una larga lista de etcéteras, sin embargo no ocurría, es decir hacia adentro de mi realmente no quería ese cambio porque muy en lo profundo de mis pensamientos sabía lo que implica un cambio de esa naturaleza, entonces era demasiado riesgo, un riesgo que no estaba dispuesto a correr, por la simple razón de que no quería un cambio de verdad.

Cuando comencé a la leer el libro “Que harías si no tuvieras miedo” tuve la oportunidad de leer un excelente resumen de muchas áreas, este libro reune muy bien varias áreas en las que estaba fallando y en las que debería mejorar, este libro fue una gama amplia de “cachetadas con guante blanco” que me hicieron darme cuenta de lo mal que estaba y de lo lejano que me encontraba de lograr un cambio verdadero en mi vida. Me reí muchas veces con la lectura, pero me recriminé muchas veces más.

Al final del libro entendí varias cosas que a veces recuerdo y la mayoría las olvido. Pero que sin duda me han ido formando hasta el momento en que me encuentro hoy:

La primera: yo siempre fui de las personas que busqué consejo con mis amigos cercanos, siempre abrí muchos de las problemáticas que se presentaban en mi vida, sin embargo me di cuenta que el mejor apoyo lo tengo en mi mismo, es decir, al parecer buscaba la aprobación de otras personas para algo que quería o había hecho, pero nadie más que yo puede saber con total convencimiento lo que quiere de su vida. Entonces debo pensar en el desarrollo de mi persona, debo cultivarme yo para que mis decisiones futuras estén mejor fundamentadas.

Segundo: Sí quiero cultivarme debo buscar los libros que me lo permitan. Fue algo impactante darme cuenta la cantidad de títulos que estaban a mi disposición para leer acerca de lo que me estaba sucediendo, fue increíble darme cuenta cuantas personas ya habían escrito sobre estos temas.

Tercero: El tiempo no regresa. Esta conjetura no se sirvió más que para tomar cartas en el asunto y ponerme a trabajar de inmediato sobre mis objetivos, tuve que entender con un ataque de tristeza que el tiempo que perdí en este sueño idealizado esperando simplemente “tiempos mejores” no iba a volver y que si quería un cambio tenía que ir por el.

Terminé el libro, curiosamente con más miedo que antes, porque ya sabía cual tenía que ser mi directriz pero no sabía si realmente quería tomarla, un cambio no se da de la noche a la mañana, y me sentía tan poca cosa, tan pequeño, tan inútil. Voltee a ver a mis marcas y quise cerrarlas todas de golpe, pensé que había estado viviendo en una mentira, dónde yo mismo me había enseñado a creer que todas eran verdad. Culpé a mis padres, a mi escuela, a mis amigos a los negocios donde yo había trabajado, a mis clientes. Como si ellos fueran los culpables de mi situación, pero no.

Una cosa es verdad y motivo de asombro siempre que terminé de leer algo me topé con nuevos descubrimientos, en este caso fueron tres, el primero que es mencionado en el libro que recién leí, que es era otro libro llamado “padre rico, padre pobre”, el segundo que fue encontrarme con un video muy viejo de Marco Antonio Regil, -si, el de atínale al precio-, donde hablaba de libertad financiera y el último que fue otro libro de nombre “Apuntes de una oveja freelancera”.

Tenía mucho trabajo por delante, tenía que hacerlo. Con miedo, como fuera.

¿Qué hay de ti?

¿Qué es lo que te da miedo?

Escríbeme.

2 comentarios sobre “Un cambio lleno de miedo

  1. Woooouuuu increíble gracias por tus aportes y experiencias personales me identifica mucho con esto #he estado viviendo en una mentira, dónde yo mismo me había enseñado a creer que todas eran verdad.

    1. Muchas gracias Noe por tu comentario. Te invito a darle like a mi página de face soyturbamulta, y vamos compartiendo experiencias. Un gran abrazo.

¿Qué opinas?