Mente nueva para variar

Mirarte en el espejo y saber que algo anda mal, no saber exactamente qué, pero reconocerlo, la mente trabaja para dar con el error en el sistema pero no sucede, ahí es donde entra lo que yo llamo “intervención líbrica” que no es más que volcarse a los libros e ir desmenuzando poco a poco que es lo que sucede en la mente de esa persona desconocida que está frente al espejo.

Hay que leer suficiente para que empiecen a parecer las respuestas, “las cachetadas con guante blanco”, pareciera que el maldito autor te conoce de toda la vida y te ha dedicado esas lineas exclusivamente a ti, a nadie más que a ti. Entonces tienes algunas opciones evidentes, o creces al leer o simplemente no lo entiendes y te vas.

Mi lectura ha sido muy desordenada, pero muy benéfica, me he encontrado en diversos puntos en los cuales he ido descubriendo partes de mi personalidad que yacían escondidas en algunas profundidades, pero que al leerlas tan evidentes me han hecho ponerme a pensar la manera en cómo pueden fortalecerme.

Encontré otro libro taquillero más “Los secretos de la mente millonaria” y lo lei relativamente en poco tiempo, fue en este libro donde encontré los mejores y más claros espejos con mi vida, parecía que en efecto el autor se inspiró en mi modelo de pensamiento para escribir esas líneas, cada una de ellas fue un descubrimiento que no quería hacer, me negué por varios días a aceptar mis errores personales ejemplificados muy claramente en sus páginas.

Pero como lo dije, me quedaron dos opciones, seguir engañándome o dejar que el mensaje entrara en mi mente, al inicio -lo digo con una sonrisa en el rostro- me pareció un poco teatral y exagerado en las cosas que te pide que hagas, pero como él mismo dice en el libro, ya no tienes mas que perder, así que lo hice.

He de confesar que este libro me ha ayudado mucho a ver la vida diferente, y creo que ahí radica su importancia en mi. Recuerdas cuándo eras adolescente y no sabías nada del sexo opuesto y unas de las pocas referencias eran tus mismos amigos que estaban igual o peor que tu, y eran ellos a los que les preguntabas sobre cuestiones de las que no tenían ni la mas mínima idea. Al final todo acababa en una catástrofe, en besos con lenguas exagerada para cerrar con una cachetada por atrevido. Bueno, pues es lo mismo con muchos otros temas incluido el dinero y la relación que tienes con el, si recibes consejos de prosperidad de personas con quién está peor o igual que tu económicamente, entonces no esperes que su consejo sea muy viable. Puede terminar en una catástrofe.

A todo esto agrega que durante toda la vida crecimos con ideas sobre el dinero, por ejemplo, yo crecí escuchando que el dinero corrompe a las personas, que las personas que tienen dinero son malas o “todo por el pinche dinero”, esas frases fueron recurrentes en mi niñez y sin saberlo me formé con una estructura y un pensamiento sobre el dinero que es errado, pero no era conciente que eso me pasaba, simplemente actuaba por instinto; si durante toda tu vida te dijeron que no camines por calles solitarias porque “algo malo puede pasar” entonces la estructura de tu mente toma decisiones inconscientes al pasar por calles solitarias. Así de poderosa es la mente y tiene la facultad de condicionar nuestro proceder y nuestro albedrío.

Entonces lo primero está en entender y aceptar que somos humanos que nos enfrentamos desde que nacemos a diversos estímulos que nos condicionan y moldean nuestros pensamientos, a partir de ello viene una parte vital, si hay algo de lo que te das cuenta que está mal en ti y no te gusta, lo más importante es aprender a perdonarte, porque si somos estrictos, tu no tienes la culpa, pero perdonarte no quiere decir lamerte las heridas, quiere decir que es momento de actuar ahora que ya te diste cuenta del error.

Esto pensaba yo al leer apenas la primera parte del libro, que se pone más interesante más adelante, y desde luego venían a mi mente cosas como las que escribía en el post Recaer pero no caer.

Pero eso lo dejaré para el siguiente post.

Por favor cuéntame de ti, te leo.

3 comentarios sobre “Mente nueva para variar

¿Qué opinas?