Controlar los pensamientos

Controlar los pensamientos es una tarea ardua y que únicamente el tiempo y la experiencia te permiten controlar y entender.

La mente es tan veloz que nuestros pensamientos van sin control rebotando por todos lados para dejarnos una estela de ideas relacionadas con el tema que estemos tratando. En nuestra cabeza se gestan las visiones de nuestra realidad y de la forma en cómo entendemos el mundo que nos rodea.

Y es importante que esto nos quede muy claro porque cuando estamos buscando un cambio personal, un cambio de vida, debemos forzosamente detenernos a analizar la manera en como procesamos la información, si no lo hacemos así podríamos llegar muy fácilmente a dejar de lado lo que queremos lograr, la mente es tan poderosa que prefiere la vida a la que estaba acostumbrada que la nueva vida que le propones.

Pensémoslo de la siguiente manera, normalmente cualquier cambio personal que queramos realizar se traduce en algún tipo de sacrificio o esfuerzo por parte de nosotros, nos obligamos a adaptar a nuestra vida un nuevo hábito o un nuevo estilo de vida; por lo que nuestro cerebro con toda razón puede preguntar ¿por qué haces esto si era más cómodo antes? es donde nuestra mente empieza a mandar ciertas órdenes para detener este ímpetu.

Este proceso es totalmente normal, no es casualidad que muchas personas abandonen los propósitos de inicio de año al cabo de un tiempo, o que las dietas se descuiden, volvamos a caer en algunos vicios, dejemos de leer o de escribir.

Por ello es que esta entrada de blog me interesaba mucho, porque llegar a estas sencillas pero poderosas conclusiones me tomó mucho tiempo de análisis a mi persona, mucha observación de mis pensamientos y de la manera en cómo reaccionaba cuándo tomaba una decisión, me impresionó mucho ver lo predecible que podía llegar a ser y lo fácil que mis pensamientos se dispersaban y lo mejor eran los argumentos que me daba para convencerme de dejar esta búsqueda del cambio en mi vida.

Podría poner muchos ejemplos, pero sin dudarlo el que todavía me carcome la mente es caer en los brazos de la procrastinación y lo sencillo que me dejo atrapar en ello, he implementado numerosas apps y cambiado procesos para ser más productivo, sin embargo, tengo todavía ese defecto que todos los días lucho por cambiar, pero sobre todo por vencer.

Otro ejemplo que se relaciona con lo mismo, es que dentro de los procesos que he encontrado para mi desarrollo personal me pongo diversos objetivos, ocupo una hora y media al día para trabajar en mi desarrollo personal, leo, escribo, veo cursos, conferencias, etc, bien, pues en innumerables ocasiones me he convencido de hacer otras cosas diferentes a las que tenía destinado esa hora y media, y me puedo poner a bajar apps, checar redes, organizar el día de trabajo siguiente etc, pero no es si no hasta que me descubro, cuando trato de volver mis pensamientos a dónde debería y encaminarlos a lo que estaba destinado para ese momento.

Te comentaba que no es una tarea fácil, jamás lo ha sido, me pasa muy a menudo que me pregunto si todo esto que hago por cambiar realmente vale la pena, y me doy argumentos bien válidos para decirme que no, que no valen la pena, incluso me hablo de la salud, de dormir adecuadamente cuando me desvelo, de encontrar un trabajo estable con un sueldo fijo porque eso es conveniente ahora. En fin, mis pensamientos hacen que quiera tirar la toalla, y por ello me he enseñado a controlarlos, me he permtido escucharme desde dos perspectivas, y me di cuenta que para mi era más fácil pensar en lo mal que pueden salir las cosas, cuando llamo a mi mente pensamientos buenos me siento hasta incómodo, de ese tamaño es mi cerebro actuando en contra mía, pero lo que sí te puedo decir es que si lo vas practicando poco a poco te darás cuenta que los pensamientos pueden tener un cause para bien, lo mejor de todo es que estás dando un paso muy valioso al autoconocimiento y eso vale mucho, porque mientras más lleguemos a conocernos más fácil será entender el mundo que nos rodea, porque nuestros pensamientos son los que limitan nuestro mundo.

 

Hasta el siguiente post, escríbeme, te leo.

3 comentarios sobre “Controlar los pensamientos

  1. Falta que se enseñe disciplina en las primeras etapas de la vida… más en esta época o generación en que la disciplina no existe, sólo existe la autorecompensa espontánea e innecesaria… de esta forma la industria te vende todo muy rápido, muy desechable, muy efímero… pero muy satisfactorio.

¿Qué opinas?