¿Quién eres en realidad?

Sería muy fácil pensar en quiénes somos, claro hemos convivido con nosotros mismos todos los años que tenemos, y es lógico pensar que sabemos quiénes somos y la forma en como pensamos. ¿te lo has preguntado? ¿quién eres en realidad?

A mi me pasó todo el tiempo, siempre pensé que sabía quién era, venga es lógico, estaba tan adecuado a mi, a mi forma de pensar y de reaccionar que no había reparado realmente en hacer una introspección profunda de mi ser. Luego comprendí que es algo que como seres humanos pasamos inadvertido, lo damos por hecho, eres quien eres y ya.

Suena lógico que la mayoría de la gente piense que no podemos cambiar, y cobran sentido las frases legendarias como “jamás va a cambiar”, “que me quieran como soy”, “así me conociste”, “no me quieras cambiar” y muchas más, y cobran mucho sentido porque no aunque suene increíble, no sabemos quienes somos y por lo tanto no sabemos de lo que somos capaces.

Si llevamos este pensamiento más allá podemos entender que al no saber quiénes somos, estamos a la deriva y atajamos cada día sin un objetivo en concreto, sin una idea clara de lo que queremos o buscamos en la vida, y nuestra existencia nos va llevando al puerto más cercano que no necesariamente es el que estamos buscando… bueno, no sabemos lo que estamos buscando.

Y te hablo con toda certeza de lo que digo porque he vivido en carne propia un proceso que jamás me imaginé vivir, si tu me hubieras hecho la pregunta hace un año ¿quién eres? hubiera tenido la certeza absoluta de la respuesta, sin embargo de este tiempo para aca que decidí cambiar mi vida me he dado cuenta que me encontraba tan equivocado, que no sabía quién era, y que, a un año de aquella decisión empiezo a entender quien soy, y veo a lo lejos una pequeña luz que comienza a hacerse más grande cada día.

Se que es raro lo que comento pero es real, al menos desde mi perspectiva y mi experiencia, conocerse a uno mismo no es un rollo filosófico para entrar en un trance y tocar una aurora, no en absoluto, conocerse a uno mismo es trabajo profundo, ahí están los psicólogos que sirven de intermediarios en esta situación, sin embargo en muchas ocasiones los psicólogos entran porque hay un problema al que hay ponerle atención y es urgente ayuda para reparar lo que está dañado.

Yo te hablo de un conocimiento con un enfoque diferente y personal, haciendo una analogía, cuando vas de viaje y llevas un guía, pues lo que ves es lo que al guía -que ha estudiado y es un profesional- se le da para mostrarte, lo más importante, lo más turístico, pero cuándo en el viaje te dan días libres te das la libertad de conocer pequeños lugares recónditos y de tu personal interés para conocer. A eso me refiero que el conocimiento de uno mismo debe ser personal, uno mismo tiene la gama interna completa de la vida, uno puede saber cuál cajón abrir donde se almacenen ciertos recuerdos, donde estén tus frases limitantes, donde habitan los miedos. Pero sin duda que para eso necesitamos tiempo y disposición porque estoy seguro de que no te gustará entrar ahí a menudo.

Al leer a diversos autores me fui adentrando en mi propio descubrimiento y me di cuenta de tantas cosas, estaba muy enojado -internamente- con mis padres, tengo sobre mi frases limitantes que pesan toneladas y no me dejan crecer, y por ello pensaba que no era capaz de hacer cosas.

Hoy es diferente, por fin puedo decir que mi vida está empezando a cambiar, pero no fue sino hasta que pude empezar a conocerme y me di cuenta que no me gustaba la persona que era, viéndome desde fuera fue como ver a un fantoche que no se parecía en nada a quien pensaba ser. De ahí vino la siguiente pregunta que todavía es más compleja y que quiero responder. ¿Qué es lo que quiero en verdad?

Y tú te has respondido y sabes ¿quién eres en realidad?

Coméntame.

¿Qué opinas?