Sin miedo a la prosperidad

Estar necesitados de un cambio personal supone que deberías estar dispuesto a afrontar  nuevas experiencias a las que nunca te has enfrentado, sin embargo, resulta increíble que mucha gente tenga como barrera aquello que anhela, la prosperidad nos limita, nos aterra.

¿Te ha pasado que has identificado algo que quieres cambiar en ti pero que simplemente no puedes hacerlo? la vida se convierte en un ciclo en el cual vuelves a caer en el mismo error una y otra vez. Por ejemplo, usar tus tarjetas de crédito en forma desmedida, prometes que jamás lo volverás a hacer, pero el siguiente mes vuelves a caer en nuevas compras con ella.

Aclaremos algo, tener prosperidad no tiene que ver necesariamente con dinero, tiene que ver con mantenerse en un estado personal favorable, y es posible que muchas personas hayan experimentado muy poco de este estado, por ello es que es desconocido, la prosperidad les ha llegado por pequeños instantes, a cuentagotas, entonces es un mundo totalmente ajeno, y lo que se desconoce da miedo.

Por ello, un cambio personal puede complicarse mucho porque el miedo nos limita, preferimos estar en una zona conocida, aunque esa zona signifique sufrimiento, preferimos por ejemplo, seguir pagando con nuestras tarjetas de crédito porque ese problema nos ayuda a definirnos como personas, nos da tema de conversación, nos permite sentirnos queridos, nos permite explicar nuestra situación, es decir, pisamos en terreno cómodo para seguir siendo como somos. ¿Qué sería de mí, si la deuda de mis tarjetas ya no me definiera? Es muy probable que me vaya a convertir en alguien diferente, alguien que no me guste.

Y se trata de eso justamente, de ser alguien diferente, pero no estamos dispuestos a conocer a ese alguien. Dejamos que las deudas nos definan, dejamos que el alcohol nos defina, que la alimentación nos defina, que las infidelidades nos definan, que una pareja inestable nos defina, que el trabajo nos defina, y aparentemente queremos un cambio pero no estamos listos para cambiar.

En mi experiencia, el esfuerzo de cambiar como persona en la búsqueda de mi prosperidad me ha permitido conocer varios rasgos de mi personalidad que no conocía, a mi, me definían mis deudas, quejarme de ellas constantemente, hablar de lo difícil que era mi situación, estar en tensión constante, tener ansiedad, etc, eran parte de mi vida cotidiana, sin embargo, entender lo que les cuento hoy sobre mi miedo a la prosperidad me abrió los ojos al cambio que estoy logrando.

Por ello te invito -como punto de partida- a distinguir tu miedo a la prosperidad, con 5 preguntas básicas que sólo tu puedes responder

  • 1.- ¿Qué es eso que anhelas con mucha fuerza cambiar de ti?
  • 2.- Pregunta difícil pero importante. ¿Por qué te soportas la situación actual?
  • 3.- ¿Qué tan cómodo te sientes al conocer gente nueva, gente diferente?
  • 4.- ¿Qué es lo que nunca cambiarías de ti?
  • 5.- ¿Cuántas veces lo has intentado antes? ¿Por qué recaes?

No respondas de inmediato, date tiempo para hacerlo, descubre el panorama esencial de tu situación y compárteme tus respuestas, yo se que un cambio no es fácil, pero es un camino maravilloso.

Gracias por leerme.

Turbamulta

Mas sobre prosperidad aquí

¿Qué opinas?