Pensamientos fuera de la caja

Hay pensamientos recurrentes, pensamientos que aparecen de golpe y sin avisar, esos pensamientos que son la reacción inmediata del cerebro y que resultan de una respuesta natural a un estímulo exterior, a veces estos pensamientos no son los que debieran ser.

Ante un evento cualquiera, nuestros pensamientos aparecen para establecer una realidad evidente (para nosotros) de lo que ocurre, estos pensamientos llegan sin avisar y están relacionados directamente con nuestras creencias, – que es un tema del que hablamos anteriormente -, lo que ocurre a continuación no tiene que ver estrictamente con la realidad que sucede, tiene que ver con cómo proyectas ese evento en tu vida.

Pongamos un ejemplo para que podamos clarificar el proceso que ocurre. Primero estamos ante un evento, por ejemplo, una ruptura amorosa, bien, este evento nos lleva a traer a nuestra mente múltiples pensamientos,  que están basados en nuestras creencias, es decir, todo lo que crees o la idea que se formó a partir de la ruptura, sin embargo, posterior a ello, decides hacer una selección de pensamientos que le dan forma a este evento, y es cuando de una creencia general, pasamos a pensamientos particulares que son los que están ahí taladrando y taladrando la cabeza, recordándote las fallas, o simplemente como un gotero molesto que no te deja clarificar la situación.

Me ha pasado en muchas ocasiones que busco la mejor manera de solucionar tal o cual problema, de inmediato puedo ver como se cuelan por mi cabeza ciertos pensamientos que me obligan a poner ante mi una serie filtros para tomar ciertas decisiones, a veces caigo en círculos de los cuales intento salir pero son los mismos pensamientos los que me regresan al punto de partida, ¿te ha pasado?, intentas cambiar algo por mínimo que parezca y de pronto te encuentras envuelto en una serie de razones por las cuales no cambiar y estás en donde comenzaste. De ahí la dificultad de controlarlos.

Fuera de la caja

Recuerdas aquella famosa frase que dice “piensa fuera de la caja” bien, pues esta frase podría tener un “antes”, si, tal como lo lees, la frase completa podría ser, “Controla tus pensamientos y así pensarás fuera de la caja”, incluso si vamos más allá, la frase completa sería, “Reconoce tus creencias, controla tus pensamientos, y pensarás fuera de la caja”. 

Controlar los pensamientos no es un tema menor, debe existir un trabajo previo y tiene que ver directamente con la persona que eres y la persona en la que te quieres convertir, y obvio estoy hablando de las personas que quieren tener un cambio en su vida; muchos de nosotros necesitamos mentores que nos ayuden en este proceso, algunos necesitan lecturas, otros práctica, la realidad es que debe existir un proceso porque cada persona es diferente y experimenta la vida de manera diferente.

Para controlar los pensamientos no puede ser otro que el reconocimiento de estos mismos pensamientos dentro de nuestra cotidianidad, hacer este trabajo mental permite la clarificación de lo que estamos sintiendo y los pensamientos asociados a ello; de hoy en adelante siempre, date unos segundos extra para analizar lo que está sucediendo en tu mente cuando un evento ocurre, te darás cuenta que aparecerán una y otra vez pensamientos limitantes, la repetición te permitirá identificarlos y a partir de ello tomar nuevas decisiones si así lo quieres.

Esto no es un proceso rápido, es más bien meticuloso, es conocerte un poco más de lo que crees que te conoces ya, si regresamos al ejemplo de la ruptura amorosa, imaginemos que tus pensamientos siempre te llevan a determinar que eres tu el culpable, o seguro en algo fallaste, y siempre ese pensamiento aparece en cada ruptura, pero posiblemente no lo has identificado y vienes cargando culpas pasadas, y cuando llega una nueva pareja a tu vida entonces el pensamiento es: ¿cómo será que lo arruinaré esta vez? Por ello se debe trabajar en identificar los pensamientos.

Espero que te haya sido útil esta información, yo sigo trabajando todos los días en controlar mis pensamientos, y creo que he aprendido muchas cosas valiosas sobre mi mismo. ¿Y tú?, te leo.

¿Qué opinas?